Atención telefónica

WhatsApp: (81) 1807-8104

o vía correo electrónico a:

contacto@logycom.mx

By

Impacto del COVID-19 en el almacenaje y distribución de mercancías

Debido a las medidas de “sana distancia” y “quédate en casa” por la pandemia de coronavirus COVID-19, la demanda de bienes de consumo y entregas a domicilio por compras online se disparó. A la par, algunas industrias “no esenciales” redujeron su producción y hubo menores volúmenes de inventario, aunque los anaqueles de establecimientos como tiendas de víveres siguen surtidos.

Logycom impacto almacenaje y distribución covid-19

¿Cómo afrontaron la logística y los sistemas de transporte de este desbalance en la cadena de suministro? En este artículo de Logycom revisamos las lecciones que dejó esta coyuntura en el almacenaje y distribución de mercancías, así como algunas recomendaciones de expertos para evitar retrasos en los embarques.

Afectaciones por modo de transporte

De acuerdo con analistas entrevistados por Cushman & Wakefield, estos fueron algunos de los impactos más notorios que la emergencia del coronavirus dejó en cada uno de los modos de transporte:

1. Transporte terrestre

En los inicios de la pandemia, la actividad de transporte fue considerada esencial por los gobiernos de todo el mundo. Sin embargo, por las medidas de seguridad sanitaria se comenzaron a implementar controles más estrictos de la capacidad de carga, así como el cierre temporal de rutas hacia aquellas ciudades con mayor tasa de contagios (zonas de alto riesgo).

Por tanto, los tiempos de espera en aduanas y destinos de entrega aumentaron, en respuesta a la reducción de personal en áreas de descarga.

Esto generó problemas de almacenaje no previstos en zonas de alto riesgo (sin controles de seguridad ni medidas de protección), lo que aumentó el potencial de daño a mercancías perecederas o sensibles a cambios de temperatura.

Ante esto, los operadores de carga terrestre aún hoy experimentan aumentos en tarifas de carga consolidada LTL (Less Than Truckload) debido a la falta de espacio en aduanas y almacenes finales, así como tarifas más altas de transporte refrigerado para envíos urgentes de perecederos y otros productos vía comercio electrónico.

2. Puertos marítimos

Consideradas como críticas para la cadena de valor, las operaciones portuarias continúan aunque no sin interrupciones.

En algunos casos se redujeron los horarios de recepción de contenedores, mientras en otros se mantienen condiciones normales de operación, pero con estrictas condiciones de higiene para el personal y priorizando los embarques de productos esenciales para el control de la pandemia como insumos médicos.

3. Carga aérea

Una de las modalidades de transporte más afectadas pues, según datos del agente de carga Agility Logistics, la capacidad de carga aérea desde China se redujo en 39% tan sólo en febrero.

Así, conforme la producción asiática comienza a recuperar impulso, en combinación con una demanda fluctuante de importaciones y exportaciones y una capacidad limitada por las cancelaciones de vuelos de pasajeros y cargueros, las tarifas en el traslado aéreo de productos seguirán siendo altas en los próximos meses.

4. Transporte ferroviario

Al igual que en los otros medios, la demanda de servicios de transporte de mercancías por ferrocarril tuvo un comportamiento a la baja, principalmente por la reducción de las importaciones chinas.

Por otro lado, en países como Estados Unidos hubo un aumento en el uso de vagones cisterna por la crisis de los precios del petróleo.

Así, se espera una recuperación de los niveles de demanda de líneas ferroviarias y vagones al ser parte de la infraestructura crítica para la producción industrial, agrícola y comercial, una vez que reabran las economías.

Almacenaje y distribución en la era COVID-19

Tras los eventos de la pandemia de COVID-19, la consultoría Allianz Global señaló algunas medidas que a ser tomadas en cuenta por los operadores de carga dentro de sus planes de contingencia y manejo de riesgo.

  • Robo y amenazas de la delincuencia organizada. Se debe reforzar la seguridad en los almacenes, así como evitar estancias prolongadas de camiones cargados en el exterior.
  • Capacidad alternativa de almacenamiento. Si los espacios ocupados no pueden seguir admitiendo carga de forma segura.
  • Cierres de última hora. Planificar retrasos en plazos de entrega por cierre de fronteras, demora de despachos en aduanas o falta de personal.
  • Cuando sea posible, confirmar las condiciones de recepción de la mercancía en el destino final antes de su expedición.
  • Identificar volúmenes de carga en tránsito y monitorear en tiempo real la localización de los transportistas (vía GPS), buscando destinos alternativos si el previsto no puede recibir el envío.
  • Aumentar la visibilidad de los envíos al incorporar nuevas tecnologías de seguimiento basadas en analítica avanzada e Internet de las cosas.
  • Mantener la cadena de frío durante un mayor plazo. A través de la revisión de requisitos para mercancías perecederas y modificación del diseño de embalajes.

Para tener un adecuado control de riesgos de sus cargamentos de mercancías en almacén y en tránsito, su empresa del sector industrial, retail o manufactura puede acudir con una comercializadora experta que elabore por usted estos planes de contingencia, y realice la coordinación internacional de carga con empresas de logística.

Logycom le ofrece el servicio de almacenaje y distribución de sus mercancías, desde el armado de pedidos hasta la descarga en nuestros almacenes, control y acondicionamiento para el suministro a sus clientes. Nos adaptamos a sus necesidades ya que tenemos convenios con empresas de logística en todo el país.

CTA-servicios-logycom-Jul19